Educar la mente para ser feliz

Aunque no lo creas puedes educar la mente la para ser feliz, por lo que de primera mano debemos saber que existen tres elementos que conforman nuestro estado mental en cada momento: la conducta, las emociones y los pensamientos, estos interactúan entre sí para conformar el estado mental.

Siempre evaluamos lo que nos sucede, pero el problema es que muchas veces lo hacemos mal, en oportunidades determinamos que lo que nos sucede es terrible, cuando en realidad no lo es. Al enmarcar algo como terrible lo calificamos como algo insoportable, por el contrario, si determinamos que algo que nos suceda es genial, predisponemos a la mente de que pase lo que pase sería felices fortaleciendo a la vez el aspecto emocional.

Debemos marcar exigencias, no establecer ni darles fuerza a las dudas, tampoco debemos conformarnos o aceptar todo, hay que evitar exagerar y establecer todo como terrible, de esta manera nunca encontraremos a solución de las cosas o problemas, que nos pueden llegar a alterar nuestros estados emocionales.

Cada individuo puede ser feliz, no se necesita de otra persona para serlo, sin pareja o sin hijos podemos tener una vida maravillosa, lo que hay es que pensarlo y creerlo.

Nuestro dialogo interno no puede estar guiado por lo negativo, de esta manera, educamos la mente, pero de forma errada, la intención es educarla para ser feliz. Pero debemos tener cuidado en no transformar los deseos en una necesidad, y muchas veces le ponemos mucho peso, ante la propia felicidad.

Una mente indisciplinada es el peor enemigo de la felicidad, por ello, su educación es un trabajo que debemos hacer a diario. Siempre debemos tomar la responsabilidad por la condición actual de nuestra mente, debemos poner en orden los pensamientos negativos, ya que orden trae paz y el control de las situaciones. Debemos decidir ver las cosas de otra manera, identificando los patrones negativos, para responder de forma positiva.

Es importante que mientras la mente se acostumbra a pensar en positivo, debemos ayudarle a mantener concentrado en ellos, a través de la afirmación diaria.

Entrenar la mente a ser feliz es sencillo, lo difícil es la resistencia al cambio.

Esther R.

Post Your Comment Here